El lugar más feliz sobre la tierra: Indio, California

“Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia”

Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.

Como no todo en la vida es trabajo, rumbo al Coachella 2012 vamos…

  • Lugar: Indio, California
  • Fecha: Abril-2012
  • ¿Qué es?: Uno de los festivales musicales más renombrados a nivel mundial
  • ¿Quién estuvo?: Más de 130 bandas en escena, encabezando la lista The Black Keys, Radiohead y Dr. Dre & Snoop Dogg.

Tomaré un breve descanso de los viajes de trabajo, no son malos, pero de vez en cuando es buen respirar y oler el pasto, y si es en un lugar como el Polo Field (donde se realiza año con año el Festival Coachella), mejor.

¿A quién le importa ir a un desierto californiano?

Desde que iba en la secundaria, me sentía maravillado por los conciertos masivos, en donde miles de personas que compartían gustos musicales aclamaban a las bandas más populares del momento, por aquellos finales de los 90’s y principios de los 00’s se presentaban el Lollapalooza, Family Values Tour, Glastonbury, en México sonaba el Vive Latino o el Rock Chavitos, etc, pero había uno en especial que destacaba por sus bandas, su ambiente, su historia y la manera en que era considerado, al menos por mi, como el lugar más feliz sobre la tierra: El Festival de Música y Artes Coachella.

¿Qué hace que a un niño de 12 años le guste un lugar así?, a la fecha no tengo respuesta para esa pregunta, pero me alegra que haya sido así, porque fue la experiencia más grande que he vivido “hasta ahora” (saludos a mi futura esposa, nos casamos en Octubre).

Años después de que aquel niño soñara con ir a un concierto masivo llegó el primero en el 2004, luego el segundo en 2005, y así hasta llegar hasta el 2011 con una fila considerable de bandas que iban desde Korn hasta Pearl Jam, desde Chemical Brothers hasta Deftones, desde Molotov hasta La Lupita, tantos que la memoria en ocasiones me juega una mala pasada y ocupo de las fotografías para recordar a uno u otra banda, y pese a todo, sentía que musicalmente algo me faltaba.

En Enero del 2012 una amiga comentó que estaban a la venta boletos para el Coachella, a partir de ese momento, y si quería realizar uno de mis sueños, tenía que poner manos a la obra: busque la publicación, revisé las fechas, pedí vacaciones en mi trabajo, me contacte con los organizadores del paquete, escogí hotel, rompí mi alcancía y finalmente recibí, tres meses después, una pequeña caja que contenía, entre otras cosas, una pulsera, que representaba mi boleto por tres días enteros dedicados a la música.

Mi familia y amigos no me creyeron mucho cuando les conté de mi loco plan, pero ya con maleta en mano no podía hacer otra cosa más que decirles adiós por una semana completa de nuevas experiencias y emociones extremas, además de la satisfacción de hacer un viaje que seguramente me cambiaría la vida…y lo hizo.

DSC02618

¡Listo!


Tijuana makes me happy

Así partí una fría mañana a lo que sería mi primer destino: Tijuana. El plan consistía en reunir a todos los viajeros de las diferentes partes de la república, de ahí un camión pasaría por nosotros, cruzaríamos la frontera a pie y una vez del otro lado, un par de horas en el desierto californiano bastarían para llegar a la tierra prometida: Palm Springs e Indio, California.

Con todo para cruzar la frontera

El viaje fue ameno y con una buena vibra latente, muchos iban solos (como yo) o en grupos pequeños de dos a tres personas, pero a medida que pasaban las horas de trayecto nos fuimos conociendo mejor, hasta caer en cuenta que estas personas eran, musicalmente hablando, mi tribu.

Preparados para tres días de buena música

Preparados para tres días de buena música

Todos íbamos por la música, eso lo teníamos por seguro, pero sentí una satisfacción personal muy grande al hablar de gustos musicales como pocas veces lo había hecho antes, compartiendo información de grupos, datos curiosos y tips de conciertos (que en ocasiones me hicieron sentir como si yo no supiera nada de la vida), muchos entusiastas de los conciertos y amantes de la música en un solo lugar.


Día 1: Hey mexicano, a picture?

Desde que llegamos todo fue como nos lo prometieron: impresionante, colorido, ruidoso, clásico y a la vez con un toque de modernidad, eso y mucho más se encontraba en el Polo Field, y  sólo acabábamos de entrar (¡!).

Me sentí en casa con grupos como Hello Seahorse!, me dejé sorprender por James, liberé estrés con los Artic Monkeys, me relajé con Jimmy Cliff, escuche buen rap con Kendrick Lamar, me emocioné con Pulp, canté con The Black Keys y cerre la noche con la espectacular presentación de Swedish House Mafia, en cuestión musical fue un día redondo, pero más allá de la música, todo era nuevo y sorprendente, algo tan pequeño como un bote de basura personalizado o tan grande como una flor robotizada de más de 20 metros, el ambiente respiraba una sola cosa: libertad.

La gente era extrañamente amable, y resalto la palabra “extrañamente” ya que eran muy educados, si alguien se caía en pleno concierto lo levantaban, si alguien tenía sed le brindaban agua o cerveza, es más, nadie tiraba basura fuera de los botes!!! Si eso pasara en mi tierra, otra historia sería.

El Toluco enmascarado

El Toluco enmascarado

Y hablando de mi tierra, yo tenía que presumir de donde era (como todo buen mexicano fuera de su patria), por lo que durante los días de concierto yo estaba equipado con máscaras de luchadores conocidos (Blue Demon y Dr. Wagner), no había muchos “enmascarados” sueltos por el Polo Field, por lo que era el foco de atención y salí en infinidad de fotos, a eso sumarle que iba uniformado con la playera del equipo de mis amores (Toluca), de que no pasaría desapercibido eso era seguro, incluso muchos me hablaban en español al saber que yo también era mexicano, era como tomar un breve descanso de hablar todo el día en inglés.


Día 2: Nos estorbó la ropa

Aunque suene a frase de canción para noche bohemia, a mi en lo personal no me estorbaba, pero al parecer era de los pocos que se resignaban a perder el pudor a pesar de estar a más de 45°C (les dije que era un desierto, ¿recuerdan?), por eso el agua era algo tan vital que era gratis, siempre y cuando tuvieras la paciencia de formarte por tu pequeña dosis de felicidad sin alcohol.

Día dos: El agua, maná de los Dioses en el Polo Field

Día 2: El agua, maná de los Dioses en el Polo Field

Día 2: Cool down

Día 2: Cool down

Este día fue de los más calurosos, por lo que el enmascarado solo apareció la mitad de la jornada, la otra mitad solamente era yo, su humilde escribano.

Y vaya que fue una jornada de sorpresas musicales, resaltando la bienvenida de The Vaccines, la música fresca de los Black Lips, los irreverentes Gruplove, Azelia Banks y su buenaondismo, apelando a la nostalgia con Noel Gallagher, haciendo reír al guitarrista de Kasabian con mi máscara, los siempre divertidos Kaiser Chiefs, la fiesta con David Guetta y su invitada Sia, ¿y cómo cerrar un día como este?, que les parece con Radiohead, eso siempre es sinónimo de éxito (aunque el cansancio me jugó una mala pasada y aunque me perdí dos o tres canciones gracias a Morfeo, desperté con toda la actitud).

La comida seguía grasosa (pizza estilo NY), abundante (comida china) y nutritiva (me compré un cuarto de sandía por el calor, ¿saben cuánto es un cuarto de sandía?, la respuesta es mucho), la variedad culinaria abundaba no solo dentro del Coachella, sino también en nuestros desayunos previos a ingresar cada mañana.

Ese día cerro de maravilla, y aún después de llegar al hotel, salimos a vagar por una de las calles aledañas que contenía una especie de festival callejero, lleno de colorido y expresiones artísticas, California style.


Día 3: Tupac, ¿eres tu?

Vaya que este día fue un cierre maratónico, tanto que ver, disfrutar, escuchar, cantar, y tan poco tiempo!!

Empezamos con lo más importante del día: el desayuno, y no cualquier desayuno, en mi caso ir a una cafetería ambientada de los años 50’s y pedir huevos revueltos con tocino, waffles y una malteada de mantequilla de maní me hizo sentir en un episodio de The Happy Days.

Ya caminando por el pasto del Polo Field, el grupo de mexicanos se tomo la foto obligada del recuerdo, antes de decir rompan filas y vayan por los grupos que quieran, ya que con tanta variedad al mismo tiempo, nos sentíamos niños en una dulcería.

La foto del recuerdo Coachella 2012

La foto del recuerdo Coachella 2012

¿Quiénes fueron los encargados de decirnos adiós en el tercer del Coachella?, los Airplane Boys y su escenario casi vacío, Metronomy y la onda de calor que me hizo escucharlos acostado, mi asombro con la energía de The Hives, mi creciente fanatismo con Santigold, Dada Life y su manera de volver loca a la gente, Seun Kuti & Egypt 80 & mi cara de what, lo extrañamente familiar que sonaba Gotye, la tranquilidad de Beirut, Justice a las lejanías, la extraña solemnidad de Florence + The Machine, viendo a los extintos At the Drive In, y lo que había esperado toda la tarde, el dúo más poderoso del gangsta rap con Dr. Dree & Snoop Dogg + sus amigos, que incluían a Kendrick Lamar (de nuevo), 50 cents, Eminem, y muchos más, homenajearon a Nate Dogg, trajeron a Tupac a la vida gracias a la tecnología de los hologramas (perturbadoramente real, solo puedo decir eso), y se tocó una de mis canciones favoritas Forgot About Dree, ¿que más puedo pedir?, tal vez más altura ya que competir por estar hasta adelante era una lucha perdida por mis 1.65m vs los 1.85m del californiano promedio.

…Nowadays everybody wanna talk like they got something to say, but nothin comes out when they move their lips, just a buncha gibberish, and muthafuckas act like they forgot about Dre…

Fragmento de Forgot about Dree, Dr. Dree a dueto con Eminem

El día se convertía en tarde, la tarde pasaba tan rápido que la noche la alcanzó sin problema, por lo que una de mis mayores aventuras estaba pronta a terminar, no sin antes hacerla de turista y gastarme los pocos dólares que me habían sobrado en recuerdos para la familia y amigos.

Me despedí de los compañeros de aventura, de las bandas que tal vez jamás vuelva a ver, de la ciudad que nos dio asilo por esta semana de emociones, de todo, un adiós como pocos a un evento como pocos, una parte de mi se quedó allá, espero algún día regresar por ella.

Greetings from Coachella

Greetings from Coachella

Hasta luego mis estimados

Anuncios

2 comentarios en “El lugar más feliz sobre la tierra: Indio, California

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s