There’s no place like home: Kansas City, Missouri

“Un viajero sabio nunca desprecia su propio país.”

Carlo Goldoni (1707-1793) Dramaturgo italiano.

Porque la frontera norte era mi siguiente frontera, mi primera vez en E.U.

  • Lugar: Kansas City, Missouri
  • Fecha: Julio-2011
  • Cliente: Yo soy el cliente!
  • ¿Qué hace?: Nos vende equipos para empacar al vacío

El previo a…

Esta historia comienza desde que mi jefe, en un arranque de “buenaondismo” nos dijo a un compañero y a mi: “señores, una máquina nueva vendrá pronto, pero el proveedor no nos la quiere vender sin tener a alguien capacitado, así que, se van a Kansas City”. Primero fue sorpresa, luego emoción, y después caímos en cuenta que, ni pasaporte ni Visa, contaba como requisito para entrar a trabajar, y por ende, nunca lo habíamos tramitado antes (sorpresa).

Sacar el pasaporte fue fácil, la Visa era lo que nos tenía ligeramente preocupados, ya que habíamos escuchado que a varias personas de nuestro departamento se las habían negado más de una vez (¡a un compañero hasta 3 veces seguidas!).

Fuimos juntos a hacer el trámite previo, fuimos juntos a la embajada, y pasamos casi al mismo tiempo a la entrevista con el consulado, el resultado: a mi me dieron la Visa por 10 años, y a mi compañero se la negaron bajo el pretexto de “no tener vínculos fuertes con México”, todavía no ingreso a su país, y no entendía el pensar americano.

the-terminal-zoe-saldana

Next!

Ya con la fecha en puerta me dispuse a ir solo a la capacitación, ya que no había tiempo de esperar a que mi compañero volviera a hacer el trámite correspondiente, cargue mi maleta, me llevé buenos consejos de amigos y familiares, y finalmente empezó lo que sería mi primer viaje al extranjero.

El viaje…

Fue rápido y sin problema: documentos por aquí, pasar por allá, formarse en filas aparentemente interminables, y todo en el vuelo de México-Huston (que era el primer destino). Lo primero que me sorprendió fue la diversidad y la cantidad de personas que entran a E.U. día a día, eso y el diseño del aeropuerto que para pasar entre una salida y otra tenía que abordar un pequeño transporte que conectaba el aeropuerto desde afuera, una experiencia hasta ahora nueva y emocionante..

Desde que llegue a Huston empece a tener muchos momentos de primera vez: mi primera hamburguesa en suelo estadounidense, mi primer viaje con conexión, mi primera vez hablando inglés todo el santo día, el primer encuentro con agentes aduanales, y mi primera vez en aviones de primer mundo (lo siento Aeromexico); hasta ahi las personas hablaban un 50% español, 50% inglés, pero al llegar a Kansas City era 99% inglés, 1% pseudoespañol (además perdí mi vuelo de conexión pero eso es común, considerando lo tardada que es la aduana americana).

the-terminal

¿A dónde van todos con tanta prisa?

La ciudad muy amigable, la gente muy accesible, pero las promesas de mis compañeros de que en E.U. todo estaba más barato se fueron diluyendo poco a poco ya que me hospedaron en un hotel bueno, en una zona buena, cerca de plazas comerciales buenas, y ustedes saben, lo bueno no siempre es sinónimo de economía.

Welcome amigo mexicano…

La bienvenida a las instalaciones de nuestro proveedor fue mejor de lo que yo pensaba, no solo tenía lugar de estacionamiento (con mi nombre y todo), sino que a la entrada a sus oficinas habían  un letrero de bienvenida, en letras blancas, que decía “Bienvenido Ing. Moisés Sánchez Ortiz”, y el detalle de colocar los acentos de mi nombre con corrector, puesto que ellos no tenían acentos en sus letras, fue una bienvenida pequeña, pero muy amena.

Robert, quien fue destinado a ser mi guía en esta nueva aventura, me apoyó con todo lo que yo necesitara, desde donde comer hasta donde realizar mis actividades de turista; era una persona delgada, de piel blanca, y con conocimiento suficiente del español debido a que estaba casado con una compatriota tapatía.

La capacitación express fue brindada por otro de mis colegas, de nombre Scott, quien su conocimiento del español se limitaba a “quiero un burrito” y “vamos por tequila”, finísima persona, además de un conocedor de música rock y metal, un soñador incorregible que añoraba estar en la playa más cercana, aunque estuviéramos literalmente en el ombligo del país y esta quedara a casi 4 horas en avión.

Al parecer no había muchos latinos en la oficina ya que era la sensación cuando hablaba en español fluido, me hice amigo de varios ingenieros con los que comíamos todos los días. El primer día que salimos a comer me preguntaron que si quería comida mexicana, a lo que tajantemente y en un inglés “californiano” (según ellos) les dije “todo menos comida mexicana, no viaje tanto para comer lo mismo, les pido de favor me lleven a la comida típica de la región”, ellos respondieron “cortes de carne y costillas de res”, yo dije: de aquí soy.

1377795091000-Beef-Sand-Fries

Las delicias culinarias americanas

Después de impresionarlos en como me eran suministrados casi 750 gr de carne en diferentes especialidades y un refresco grande sin desmayarme, seguimos con la buena comida no tan típica de la región el resto del viaje: restaurantes italianos, restaurantes franceses, comida thai, e increíblemente la comida china era la sensación en esos lares, y en un restaurante bufete de esta especialidad fue donde encontré a casi toda la población latina que no había visto en los días anteriores, con Telemundo y Univision llenando el espacio televisivo (¿extraño no?).

Después de conocer a fondo al amigo Robert, sus gustos, sus opiniones políticas, el hecho de que cambiaba el español por el inglés sin que me avisara era divertido, además de visitar su casa en los suburbios y atestiguar las curiosas ventas de jardín de los vecinos, caray, me hubiera encantado ver a fondo tantos “cachivaches” que tenían, y poder encontrar una mina de oro a un precio ridículamente bajo.

jc-nichols-fountain-in-kansas-city-missouri

La fuente JC Nichols Memorial

Visité la zona cercana a mi hotel, la cual no tenía mala ubicación, pero se encontraba a las afueras de la ciudad, por lo que la tranquilidad estaba garantizada; recorrí sus calles, conocí a su gente, y me sentí como un verdadero turista ya que mis pantalones de mezclilla no combinaban con los shorts usados por la mayoría de las personas que encontraba a mi paso deambulando por las calles (cabe señalar que la temperatura oscilaba entre los 35°C y 40°C, solo para que lo sepan), aprendí entre muchas cosas que una de las ciudades hermanas de Kansas City era Morelia, Michoacán (?), y que los productos Apple son caros en todas partes.

Mi último día antes de viajar de regreso a mi viejo terruño la pase de maravilla, aprendí trucos que me servirían luego en mi trabajo, comí como si no hubiera mañana, y pase la tarde recorriendo un mall llamado Legends Outlet, el cual tenía tantos restaurantes únicos que a donde volteara era una novedad para mi. En dicha plaza me volvió a acompañar Robert, pero esta vez con su esposa y sus dos hijos pequeños que eran un par de inquietos, y la esposa con acento tapatío diciendo que los gringos eran bien “nacos y maleducados” me hizo la tarde. Cenamos en un lugar llamado Yard House, lleno de cervezas variadas y comida deliciosa, y que además de tomarme fotos como buen turista, pude ver de cerca lo que es la buena cerveza artesanal americana.

Yard House

Yard House

No hay lugar como el hogar…

Finalmente fue momento de decir adiós, a las personas que me apoyaron durante mi corta estancia, a mi capacitador en materia de equipos y maquinaria, y a mi amigo Robert que hizo de mi visita a Kansas uno de mis mejores viajes de trabajo/placer que había tenido hasta ahora.

Me llevo una experiencia llena de detalles: conocí los famosos suburbios estadounidenses, me di un paseo express por el estado de los Royals de KC, aprendí que huaraches se dicen Flip Flops en inglés, entendí que las distancias a las afueras de la típica ciudad americana son enormes, que el aeropuerto esta lleno de referencias al Mago de Oz (zapatillas rojas y peluches de Toto en todos lados), que mi inglés no es tan malo como yo pensaba, y que un amigo de la infancia vive ahí junto con su ahora esposa y su recién nacido (enterándome en mi último día de estancia).

Kansas City, nos vemos pronto

Kansas City, nos vemos pronto

Viajar siempre ha sido parte de mi vida, y espero lo siga siendo muchos años más….

Saludos mis estimados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s